sábado, 1 de enero de 2011

LA FIEBRE DE LA NUEVA LLUVIA



Una lanza directo al corazón enseña más que todos los libros del mundo
Quiero sentarme bajo los árboles de África y no sentir dolor alguno

No quiero más dolor.

Soy el hombre que llora por las noches Y sabe
Y añora la libertad.

Los asesinos del alma visten elegantes trajes y tienen frías sonrisas macabras
Yo no visto trajes ni sonrío

Soy el hombre que llora por las noches Y sabe
Y añora la libertad.

¿Quieres venir a verme? ¿Hablar conmigo? ¿Quieres oír mis delirios, mis deslices, mi pena interminable? 

Ven a verme.
Te estaré esperando con los brazos abiertos.

Ven a verme al bosque de la pérdida
Trae a tu bella esposa y a tus niños ricos
Enséñales mi rostro. El rostro de la perdición.

¿Crees que estoy loco? No tengo planes ni deseos ni ambiciones
Visto en harapos y siento dolor cuando veo al cielo henchido de lágrimas vírgenes
¿Crees que estoy quebrado? 

Dime, ¿Qué eres? ¿Un hombre? ¿De qué estás hecho? ¿Sabes quién eres, de dónde has venido? ¿Sabes hacia dónde vas? 

Ven a verme
Te estaré esperando con los brazos abiertos.
Tal vez puedas enseñarme a sanar.


Cuando era niño aprendí que el mundo no era bueno
Estoy avergonzado de mi raza
El hombre es el más terrible y sanguinario depredador del universo.


¿Quién eres? ¿Sabes de qué estás hecho?


Ven a verme.
Te estaré esperando con los brazos abiertos.
¿Tienes buenas drogas para el dolor de mi cabeza?

¿Puedes ayudarme a aplacar el dolor?

...Hermano... Sangre de mi sangre... Estirpe de mi estirpe... 
Hombre loco de los montes primigenios... 
Ayúdame... Llévame de vuelta a África en una barca de diamantes.
Sálvame... No me abandones, hermano... No me dejes morir aquí...

No soy sabio ni genio ni santo

Soy el hombre que llora por las noches Y sabe
Y añora la libertad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada